[FOTOS] La stripper de la Roja, fan de Iker Casillas y Roncero

Sara-L-okyes

Tras el Basilea-Madrid, El Chiringuito de Jugones realizaba una encuesta cuando una de las chicas consultadas sorprendió a Nacho Peña desabrochándose la chaqueta mostrando los pechos en que llevaba los nombres de Iker Casillas y Tomás Roncero.

Otros programas como Zapeando lo reprodujeron y poco después se supo quien era la fan del portero madridista y del periodista del AS. Ni más que menos Sara Luengo, conocida popularmente como la stripper de la selección española, y a la que ya os hemos mostrado en alguna ocasión en nuestro blog.

Sara, que había asegurado ante la cámara que “yo estoy con Roncero y llevo a Casillas en el corazón y a Roncero también”, colgó en su twitter algunas fotos de su visita al Bernabéu. A continuación las podéis ver junto a otras que también ha compartido en las redes.

Aunque primero toca ver el vídeo.

¡Enjoy!

Illarramendi dio 41 pases sin perder un balón

Illarramendi dio 41 pases sin perder un balón

Illarramendi salió el pasado sábado a falta de media hora para que terminara el encuentro, con 1-3 a favor de los blancos. Tras el gol de Medunjanin de penalti, el Dépor se echó al ataque en busca del segundo gol y Ancelotti no quiso que pasara lo mismo que ocurrió en Anoeta. Carletto se dio cuenta de la nueva situación del partido y sacó del campo a Benzema y puso a Illarramendi con la intención de darle más equilibrio al equipo y evitar que el Dépor se metiera en el partido de nuevo.

El cambió salió a la perfección. El Madrid volvió a controlar el encuentro a su antojo y sentenció el partido a base de golazos. El centrocampista aporto lo que Ancelotti le pidió, equilibrio y control de juego. Dio un total de 41 pases buenos y no perdió ni un solo balón. Con él sobre el campo el Madrid anotó 5 goles, aunque es cierto que el nivel físico del Dépor bajó considerablemente.

Con la entrada de Illarra se produjo un cambio de sistema. El Madrid pasó de jugar un 4-3-3 a un 4-4-2 con Bale y Cristiano Ronaldo como delanteros, partiendo de la banda hacia el centro del área. Así llegaron los dos goles de Bale o el tercer gol del delantero portugués.

James Rodríguez también modificó su ubicación con la entrada de Illarra. El 10 blanco se liberó de obligaciones defensivas y adelanto unos metros su posición.

Un Madrid más efectivo que nunca

HA MARCADO 13 GOLES CON 22 TIROS A PUERTA EN DOS PARTIDOS

Un Madrid más efectivo que nunca

El buen boxeador es el que pega mucho, pega duro y, además y sobre todo, pega bien. El que falla pocos golpes, el preciso, el que lanza el brazo y acierta sobre el cuerpo del rival. Todas esas características las combina el demoledor ataque del Real Madrid.

Sus cifras en los dos últimos partidos son brutales. Suma 13 goles en 22 remates a puerta. Efectividad y pegada para devolver al Madrid a escenarios que le son conocidos. El desliz de Anoeta y la derrota en el derbi pedían a gritos una reacción a la altura. Y así han sido las dos últimas victorias ante Basilea y Dépor.

En el partido de Champions anotaron James, Bale, Cristiano y Benzema, además de un tanto en propia puerta. Cinco goles en nueve tiros a puerta. Unos buenos datos que mejoraron en Riazor. Los ocho tantos, el mejor dato de la historia del club blanco a domicilio, llegaron en 13 remates a puerta. Pero es que además esos 13 tiros entre los tres palos corresponden a 15 remates totales.

Es decir, el 87% de los tiros del Real Madrid en La Coruña fueron a puerta. Pero es que, además, el 62% de los disparos entre los tres postes que realizaron los madridistas acabó en gol. Una barbaridad.
El partido de Riazor le permite al Madrid recuperar la sonrisa, la confianza en sus puños y coloca unos números en el casillero madridista importantes para la fecha en la que nos encontramos. 21 goles anotados en ocho encuentros. Y todos, excepto el del Basilea en propia puerta y el de Ramos en Anoeta, marcados por los delanteros.

Ocho corresponden a Cristiano, cuatro para Bale, tres de James y dos de Benzema y Chicharito. Un ataque de ensueño para el Madrid y de pesadilla para los rivales.